viernes, 9 de diciembre de 2011

De la quimiofobia en Amazings

Acabo de leer un artículo acerca de la quimiofobia en los alimentos en Amazings. La quimiofobia es esta tendencia de moda a considerar todo lo químico como venenoso. No es la sensibilidad química múltiple, que para simplificar mucho es algo así como una alergia a todo.

Este es un tema complicado a morir. Sabemos que hay industrias que ocultan información de desastres o enfermedades. Pero también que hay controles de los gobiernos y que de alguna manera la prensa también puede contribuir a cierto control, destapando grandes escándalos. Y también sabemos que hay otras industrias (por ejemplo las eco o bio) que exageran los riesgos en su propio beneficio. ¿Qué hacer?

En primer lugar, siempre tener presente que todo en el mundo es químico. Todo está compuesto de químicos, nosotros incluidos. Y en segundo que lo natural no es siempre más sano: las enfermedades, muchos venenos y sustancias irritantes, fueron inventados por la Naturaleza sin ayuda de ningún laboratorio gringo de armas biológicas o químicas.

Pero también sería bueno tener presente que el que algo cause alergias, no significa que sea venenoso. Conozco a alguien que es alérgico al pescado. ¿Deberíamos prohibir su ingesta a todo el mundo? (en lo que a mí respecta, ¡sí!).

Y finalmente, recordar que los conservantes son necesarios, tanto en comidas y en cremas, para que tengan una vida útil larga sin que se contaminen con bacterias, hongos u otros microorganismos. No significa que no se puedan comer cosas sin conservantes, claro que sí, pero tampoco podemos pedir que los prohíban como un ingrediente superfluo.

En nuestra casa solemos leer las etiquetas de todo. A menudo no entendemos, pero no importa porque no buscamos huir con horror de ciertos ingredientes, sino saber qué hay dentro del envase. Tenemos ciertos enemigos a evitar, la sal (sodio) y el azúcar (carbohidratos), que nos dan un poco de ayuda en la elección, y la guía relativa del número de calorías por porción, pero nada más.

En cosmética es un poco más complicado, porque los ingredientes son incomprensibles y a menudo vienen en inglés. En el caso de etiquetado de productos "naturales", creo que deberían estar obligados a usar etiquetas como esta de Neutrogena.

En los otros, me pregunto si hay algo que se pueda hacer, como no sea evitar los productos superfluos completamente. Si yo tuviera "miedo químico", tendría tanto miedo de los ecológicos como los no ecológicos. Ambos tienen que seguir los mismos procedimientos y los compuestos químicos son iguales ya sea que hayan sido extraídos de un tomate o de una probeta (aunque aquí hay ciertas sutilezas que son muy largas de explicar).

Esto es complicado a morir...